CONSTRUCCIÓN DE UN OBSERVATORIO DE CÚPULA

PRELIMINARES

Respira hondo. Piensa que has sido razonablemente feliz todos estos años sin observatorio. Hay otras aficiones.

¿Coleccionar sellos...? ¿Buscar setas...?. Nada mejor que un buen par de cervezas, unos amigos y aquel partido de liga...

No. No funciona. La idea sigue martilleando en tu cabeza. Bien. Prueba a unir los dedos índice y pulgar; cierra los ojos. Pronuncia: aaaaaaauuuuuuuuuuummmmm!.

Si has conseguido quitar la idea de tu cabeza... ¡enhorabuena! has derrotado este extraño virus que afecta a personas de todo el mundo. Si no, el tratamiento no es complicado pero sí laborioso. Al final del proceso, habrás controlado tus síntomas, y de regalo tendrás un flamante observatorio, y, si aún lo/la conservas, un/a esposo/a con certificado de paciencia infinita. Si estás decidido, pincha el cometa.

  Adelante