Tamaño del Observatorio

Indice

Cuanto más grande mejor... (popular machohispano)

Bien. Calma. Todos hemos soñado alguna vez con las 530 toneladas de la cúpula del GTC. Pero no nos engañemos, no caben en nuestro jardín.

Sobre todo hay que tener en cuenta que son dos datos los que nos interesan: ¿Qué diámetro debe tener la cúpula...? y ¿Qué altura hemos de darle al observatorio...?

Ambos están relacionados entre sí y, a su vez, dependen del tamaño y tipo de telescopio que deberán albergar.

DIAMETRO: Si vamos a montar un refractor, un Cassegrain o un S/C, necesitaremos un observatorio que resulte cómodo en las posiciones del telescopio más "horizontales". Si medimos la distancia eje del telescopio-ocular, y le sumamos la distancia desde nuestra cabeza a nuestro culito en las poco honrosas posiciones en las que observamos, hallaremos el radio mínimo de nuestro observatorio. Deberíamos, además, considerar espacio extra para poner estanterías, mesas, etc. sin que estemos contínuamente tropezando con ellas a la hora de observar.

En mi caso, me resultó de utilidad hacer unas cuantas pruebas prácticas con unas sillas, para hacerme una idea del tamaño ideal.

No debemos pasar por alto un detalle: si bien el observatorio lo construiremos, habitualmente, para un telescopio concreto, debemos considerar que quizá en un futuro queramos cambiarlo, por lo que habrá que buscar un buen compromiso para no tener problemas en el futuro.

Como es lógico, un telescopio tipo Newton necesita un diámetro de cúpula menor; así como los tipo S/C; son los refractores los que más diámetro necesitan, reduciéndose quizá drásticamente éste si nuestro instrumento posee un foco Coudé.

ALTURA: ¿Qué altura debe tener la parte de obra del observatorio...? Lógicamente, el instrumento deberá ser capaz de "ver" el horizonte, por lo que la altura de la obra será aquella que permita, en la posición horizontal del telescopio, estar ligeramente por debajo de éste. Pero, ¿A qué altura situamos el telescopio?

Movamos el telescopio desde el horizonte hasta el cénit. Midamos la diferencia de altura (sobre el suelo) del ocular en ambas posiciones, y busquemos la altura ideal que permita no estar subidos contínuamente en una escalera para observar (en la parte más alta) ni tener que tumbarnos en el suelo (en la parte más baja).

Una vez más, los telescopios de largas focales (refractores) tendrán valores más dispersos, mientras que los S/C consiguen menor diferencia de altura.

En mi caso, decidí (para un refractor de 1200 mm. de focal) un diámetro de 350 cm., y una altura de obra de 168 cm.

 

Atrás Adelante