Herraduras

Indice

Una vez terminado el anillo-base, y comprobadas su forma general y su tamaño, procederemos a dividirlo en 24 partes. Elegí éste número de segmentos atendiendo a varias cuestiones:

1.- La apertura de la compuerta, que debería coincidir con dos divisiones, debería ser adecuada.

2.- El ancho de la base de cada sector debería ser inferior al ancho de las planchas de galvanizado que utilizaría en la cubierta.

3.- El número de sectores debe ser PAR.

4.- La esfera no es desarrollable en el plano. Un numero mayor de sectores implica una mejor aproximación a la superficie esférica, pero también un aumento del peso de la estructura y del trabajo a desarrollar. Por el contrario, un número menor facilita el trabajo, pero implica soluciones "rectas" que desvían bastante la superficie obtenida de la esférica. Me pareció que 24 sectores eran un buen compromiso entre ambas.

Comenzaremos dividiendo el anillo en 24 partes iguales. Si la circunferencia exterior es de 2*175*PI (1099,55 cm.), la distancia entre divisiones es de 1099,55/24; o sea, 45,81 cm. medidos por la parte exterior del anillo. Hay que marcar bien las divisiones; yo lo hice con rotulador permanente y aguantó bien de fin de semana en fin de semana a la interperie.

Materiales: 2 arcos en perfil de hierro de 40 x 20 mm., curvados "al canto". Longitud exterior: 538,4 cm.; Radio exterior 171,3 cm.

Situaremos un primer arco sobre las marcas, atendiendo a que esté "hacia dentro", de forma que la separación lineal entre ambos sea de unos 86,5 cm.; Es importante asegurarnos que la herradura forme un ángulo de 90º sobre el plano del anillo-base. Para ello podemos utilizar la referencia de la distancia marcada como "separación para verticalidad". No obstante, hay que utilizar escuadras, etc. de precisión suficiente para garantizarlo.

Preparando las herraduras. Hay que cuidar mucho el tamaño, e igualarlas. Cortar con la amoladora y suavizar los bordes.
La primera herradura montada y soldada. Tras este proceso, hay que comprobar que las deformaciones debidas a la soldadura no han hecho perder la verticalidad a la herradura. Hay que rectificar este extremo. Montar la segunda respetando la "luz" entre ellas, para lo cual se pueden utilizar trozos de listón de madera fijados con sargentos.
Por último, soldar los largueros (perfiles de hierro de 20 x 10 mm.) que constituirán la "parte fija" de la compuerta, sobre los que se fijará posteriormente una chapa de galvanizado. Deben ser soldados por la parte interior de las herraduras.

Una última puntualización:

Los largueros (yo he puesto 4) deberán ser distribuídos equidistantemente a lo largo de la herradura; pero, ¿dónde situar el más elevado de ellos...?

Naturalmente, la primera tentación es colocarlo exactamente en el centro de las herraduras. Error. Si actuamos así, la visión directa al cénit del telescopio se verá interrumpida por el larguero y la parte fija de la compuerta. Es ovbio que deberá retrasarse, para dejar un vano adecuado. He optado por RETRASAR LA POSICIÓN DEL LARGUERO SUPERIOR EN UNA CANTIDAD EQUIVALENTE A 1/2 DE LA LUZ ENTRE HERRADURAS, para obtener, a la altura del cénit, un vano cuadrado.

Por lo tanto, retrasaremos el larguero superior 43,24 cm. respecto a la mitad de las herraduras.

Atrás Adelante